[ Quiero Ser Modelo ] Las Agencias que vendían humo a cambio de dinero y sueños rotos, parte I

Sin categoría

Voy a escribir sobre esto porque sino no me quedaré tranquila. Sé que es un tema peliagudo, por eso mismo no voy a dar nombres de ninguna de las supuestas empresas de las que hablo, más que nada por cubrirme las espaldas.

Probablemente será largo de leer, pues tengo bastante que contar sobre mi experiencia personal en cuanto al tema, pero para hacerlo tengo que empezar por el comienzo…

En aquellos maravillosos años yo era ingenua y necesitaba experiencia. Por ello me decidí y me puse como loca a buscar Agencias de modelos y azafatas para poder ofrecer mis servicios, siempre explicando que era una iniciada.

Muchas Agencias de alto standing no me escribieron (no me esperaba nada diferente) pero sí lo hicieron algunas que, supuestamente, necesitaban fotógrafos para cubrir las fotografías de sus webs profesionales y demás.
Yo estaba encantada hasta que me di de morros contra la pared.

La primera «agencia» con la que me encontré no era ni eso, pero decían que tenían ese proyecto. Robaban indiscriminadamente a todo aquel ingenuo feliz que pasara por allí ofreciendo su trabajo. No iba yo a ser menos, así que me ofrecieron hacer un catálogo/editorial de ropa interior. El problema vino después cuando se pidió también que hiciéramos un catálogo de 24 páginas que se acordó, iba a ser pagado, pero nunca fue así. Posteriormente nos enteramos de que la modelo de las fotografías era menor, que la persona que nos pidió las fotografías no tenía sus derechos de imagen y no había pactado nada con sus padres.

La segunda persona con la que me crucé, una chica jóven con una agencia que le había montado papá (sí, ella estaba subida en el dólar, no necesitaba hacer esas cosas porque era una mantenida, pero tenía que decir que hacía algo con su vida para quedar bien) quería que cobrase mis Books a 30€ la unidad, vamos, no entendía muy bien el trabajo de lo que es un fotógrafo. Vale que estaba empezando, pero no era cuestión de desprestigiar, por eso no me salía a cuenta ni mover mi equipo.
Para «probarme» (un término que me hace mucha gracia, ¿por qué alguien que no entiende de fotografía tiene que «probarme»?) me propuso hacerle un catálogo que posteriormente iba a usar para un negocio que tenía en mente (algo aprovechativo también, cabe decir). Nadie nos pagó ningún trabajo ni había intención de hacerlo y para más inri concertó varios Books que tuve que cobrar a este precio porque era lo que ella había dicho a las modelos, que no tenían culpa de nada.

Otras tantas entrevistas a diferentes agencias en la región de Barcelona me hicieron abrir los ojos: horas epserando entrevistas que no llegan, confusiones con que si yo iba a ser modelo y tenía que pagarles la cuota ( ¿WTF? ) …

Una vez estuve esperando para una entrevista unas dos horas, en aquel momento no era muy avispada y aunque insistí en que me atendieran tardaron mucho y todo para decirme que me tendrían en cuenta (y confundirme con una modelo, es que tengo muy buenos genes…).

En otra de las entrevistas con agencias conocidas de Barcelona me prometieron contratarme a media jornada, pagando poco está claro, pero menos era nada. Me dijeron que tenía que esperarme un par de meses para que llegara el momento de ampliar plantilla, pero que contaban conmigo que les gustaba mucho mi trabajo. Sigo esperando (ironía).

Y en otra de las agencias la encargada se sinceró conmigo y me dijo que ella no trabajaría si fuera yo para su empresa, que cobraría muy poco y valía más que me buscara algo por mi cuenta porque además estando en esa agencia nunca iba a mejorar. ¡Menudas expectativas!

Tras todas estas andadas (y unas cuantas más) fui a parar a una agencia que parecía que era sería, pero sólo lo parecía. Hicimos una entrevista y parece que mi trabajo les gustó, así que me pidieron que fuera un par de días «de prueba». Y dale con las pruebas. Aunque esta vez pensé que era real, el que me entrevistaba supuestamente era fotógrafo. Esta persona me lo pintó todo muy bien: podrás entrar a formar parte de nuestro equipo de trabajo, sólo trabajaras un par de días a la semana por un sueldo razonable, tendrás estudio propio de la empresa (aunque yo sabía perfectamente que el estudio no era suyo, pero bueno, pensé que si lo alquilaban no era un problema) y que compartiría mi trabajo con gente con las mismas inquietudes. Total, que me sonó bien así que fui un par de veces, pero ya la primera vez que fui me encontré un panorama que no me gustó nada.

Pero si queréis saber más tendréis que leer la segunda parte de la entrada, que no me quiero extender más por ahora…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.